Archivo del Blog

22 may. 2016

Mi viaje por Hawai y una boda hawaiana


Aloha! Es una saludo hawaino de paz, amor y esperanza y significa "bienvenidos"
Hoy quiero contarles sobre mi viaje a Honolulu y algo sobre bodas hawaianas. No soy muy original porque es idea de un gran profesional y amigo y me pareció que está bueno que conozcan más de Occhi Kamea a través de mi vida, viajes y preferencias.
La paradisíaca Honolulu, capital del Hawai la conocí por primera vez a mis 17 añitos con mi familia pero era muy chica para apreciar la maravillosa perfección de su naturaleza y descubrir que en algún lugar del mundo Homolulu existe con sus encantos, su música, sus bellas flores, su gente, donde todo es armonía...el resto del mundo sigue andando y Honolulu permanece igual.
Disfruté mucho  y como en toda experiencia adquirí un aprendizaje de vida.
Honolulu es la capital del estado de Hawai en los Estados Unidos, en la costa sureste de la isla de Oahu. Significa "lugar de resguardo", en hawaiano.
El primer extranjero en llegar a la isla fue el Capitán inglés  William Brown en el año 1794 al Puerto de Honolulu que actualmente se conoce y de allí en más se convirtió en un lugar al que viajaban naves procedentes de Asia y Norteamérica.  A pesar del ataque de los japoneses en la Segunda Guerra Mundial Honolulu se mantuvo como una ciudad grande  y su puerto siguió siendo el más  de importante de las Islas hawaianas.
Dejando atrás su historia, les cuento que la isla tiene un centro comenrcial muy importante en dónde  pueden encontrarse con puestos de estilo hawaiiano con reminiscencia filipina en donde venden sus famosas camisas floreadas y coloridas y a metros se pueden encontrar con  las exquisitas carteras Louis Vuitton. China, Filipinas y el propio estilo hawaiano son los protagonistas de este bello lugar.


Los hawaianos nativos, como todos los nativos de estas islas exóticas, son superticiosos y no sólo respetan las tradiciones, la familia y sus rituales sino que tienen un gran respeto por la naturaleza a quien le atribuyen su suerte y la protegen para tener así una gran aliada. En Hawaii es muy frondosa la vegetación  con una amplia y variada cantidad de flores, imposible que pasen desapercibido al turismo.


El tránsito es ordenado y las calles para acceder a sus puntos más atractivos están perfectamente pavimentadas pero confieso que cuando llegué era muy grande mi ansiedad por comprobar si había cambiado y fue así que tomé un taxi en el aeropuerto...no, no había cambiado mucho pero sí toda su estructura edilicia: hoteles y resorts estaban en perfecto estado lo que no es común en una ciudad o isla frente al mar....claro estaba en Hawai.
En el medio de su maravillosa naturaleza además de sus espectaculares playas de arenas muy finas y blancas, se encuentran lujosos resorts de 5 y 6 estrellas , así como también  locales fashion sobre Waikiki, su calle principal comercial. Son los contrastes de una isla: la civilización y la urbanización en medio de escenarios donde el mar y el sol invitan a los visitantes a disfrutar de la playa sin mirar el reloj.
Cómo me sentí en Honolulu? Libre y feliz, jamás una extranjera, la gente es amable y alegre. Visité Hawaii en un momento de crisis económica de EEUU pero no se les notaba el mínimo signo de preocupación, no porque no la tuvieran sino porque no querían que los turistas así lo vivieran.. Así es Honululu, relax y alegría como lo es su música y danza hawaiiana Mahalo: Gracias!















La bodas hawaianas se caracterizan primordialmente por celebrarse en la playa. El mar es símbolo de amor.


Al ser una isla que cuenta con la más exótica variedad de flores y frutas, toda la fiesta aprovecha estos recursos en su ambientación.
Antorchas, centros de mesa tropicales, guirnaldas de flores, orquídeas y hojas de palma son características.






La ceremonias hawaianas son realmente ceremonias porque cumplen rituales en su celebración que represetan un profundo respeto por las tradiciones, por la familia y sus ancestros y creen que de no respetar las tradiciones impuestas desde tiempos remotos sería signo de mal augurio.
En realidad, casi todas las tradiciones simbolizan el amor eterno de los contrayentes, como el círculo de flores que delimita el lugar donde la pareja pronunciará sus votos, así como al finalizar la ceremonia el oficiante de la misma  une con flores las manos de los novios, consagrando así la unión eterna.
Los novios se visten de blanco. El novio espera en el altar la llegada de la novia junto a los padrinos de guirnaldas que tienen las de los novios y sus padres.
La madrina le da la guirnalda a la novia para que ella la coloque en los hombros del novio y el novio procederá también a colocarla en los hombros de la novia. cuando se la entregue el padrino. Este ritual responde a la promesa de vivir el amor con bondad y respeto.
Luego colocan arena de dos colores en una botella representando cada grano de arena experiencias del futuro matrimonio y la inmortalidad del amor.
Se usan fuegos artificiales en la fiesta ya que creen que los mismos alejan a los malos espíritus.
Los platos principales que se presentan en el banquete son el salmón, el cerdo asado y postres de coco.
El baile "Hula" típica danza hawaiana debe ser representado a la perfección porque de lo contrario significaría un agravio a los novios.
Las flores las usan como una "lei" al cuello, en tobillos o muñecas y principalmente en el cabello.
A los invitados se los reciben con leis, collares de seda o en flores frescas. Todas las tradiciones, como éstas, simbolizan el cariño y respeto.
Cuando soñamos con casarnos, pensamos en la playa y en Hawai precisamente...quien no deseó alguna vez casarse en esa isla? Es verdaderamente un paraíso pero el amor de los futuros esposos es el mismo que se profesarían en cualquier lugar....te casarías en Hawai?


(Las imágenes de Hawai son de Occhi Kamea y las de la boda de la web)








Occhi Kamea. Eventos y Bodas.. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.