Archivo del Blog

15 may. 2016

¿Sorprendidos?

                                                                          

Hace muchos años eran las madres las que acompañaban a sus hijas en todos los preparativos de las bodas. En ciertos casos podía ser un placer pero en otros, el cuadro que se presentaba era que la señora en cuestión, madre de la novia revivía su boda y  creía y pretendía a veces  decidir sin reconocer que la que se casaba no era ella...de terror...¡Incluso algunas novias indecisas usaban el vestido que la mamá les elegía! ¡Too much!!

                                                                             
                                                
Por suerte la vida evoluciona, en este caso para bien y con ello la relación de madres e hijas, en ocasiones se pasan  porque ahora las madres parecen las hijas de sus hijas acatando sus órdenes y se enojan con ellas si mínimamente sugieren algo¡ Los extremos siempre son malos!

                                                                     
   
Afortunadamente ahora sólo los novios en conjunto deciden su ceremonia, su fiesta, tanto la ambientación como la música, cattering, etc. conforme sean sus gustos y preferencias.

                                                                             


                                                                            
Se imaginan que antes la figura del novio estaba desplazada por la novia  o peor por su divina y amorosa futura suegra y el novio sólo pensaba en si llevaría un traje o jaqué...o sea que mientras el novio esperaba  en el altar super relajado, la novia llegaba con ojeras, casi sin poder caminar del cansancio y ni qué decir de soportar “las sugenecias” de su progenitora.

                                                                               
Por suerte hoy, la historia es otra y si bien los preparativos cansan a todos, los novios eligen todo de acuerdo a su gusto y personalidad y esa alegría con la que pensaron cada detalle de la ceremonia, de la fiesta y más, la reviven en ese gran día y les causa mayor felicidad.
 ¡Rogamos así, que no regresen las viejas costumbres de soportar a madres entrometidas que sin darse cuenta lo hacían con las mejores intenciones!
¿Sorprendidos?
Beso enorme, Vero

                                                                               
Imágenes de la web (Bodasclick, Telva,  dreamstim.com,  bodagina.com, casarcomgosto.com, etc)
Occhi Kamea. Eventos y Bodas.. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.